Padre, padres e hijos, sexismo, educación

31 agosto, 2015

Carta a ese padre de la mesa de al lado

Sonia Hermida

"Yo no ayudo a mi mujer" arrancaba un artículo escrito por el psicólogo Alberto Soler y que se convirtió en viral hace semanas. Hoy escribimos una carta abierta al padre de la mesa de al lado, una carta que quisiéramos no tener que enviar, hechos reales como la vida misma y que nos recuerdan que sigue habiendo gente muy poco #DelRevés.

No te voy a convertir en un símbolo, no te lo mereces, de eso estoy bien segura. Más bien eres algo que quiero olvidar que existe pero que necesitamos recordar de vez en cuando, sólo para que no recuperes jamás todo el terreno que has perdido. Te escribo esta carta a ti, sí, pero se la dedico a todos los padres, tíos, abuelo y hermanos del revés que hay por el mundo que son legión y que espero que acaben abduciéndote sin tan siquiera enterarte. Porque no me creo que lo hagas por gusto no, nadie se desentiende de sus hijos a mala fe, de eso estoy segura.

Lo cierto es que no te conozco (ni tú a mi), pero sí reconozco tu modus operandi. Tomábamos algo en una terraza poco concurrida en un tranquilo día de agosto. Mis hijos jugaban, bebían un zumito compartido, saltaban en la zona más próxima al restaurante. Tú estabas con la que presupongo que era tu pareja y tus dos pequeñas, una de unos 3 o 4 años y la otra apenas un bebé de unos meses. La cosa no se presentaba mal hasta que primero una y después la otra decidieron que lo de ir de terrazas no era su plan para el día.

Señores del revés, no se dejen amedrentar, estos seres mitológicos resistirían hasta un ataque nuclear, pero cada vez son menos

Tu hija mayor arrancó en una pequeña rabieta (te aseguro que las he visto muuuuchooo más serias, de las que te harían perder el pelo que te quedaba en la cabeza) y se lanzó a llorar y protestar por algo. Lo cierto es que, aunque no te lo creas, no me meto en las vidas ajenas que bastante tengo con la mía, así que no sé realmente cuál fue el detonante de la cuestión. Cuando se tranquilizó un poco fue el bebé quien decidió demostrarnos que también tenía algo que decir en esta vida con unos lloros, en este caso sí, comparables a algunos de los más competitivos de mis peques del revés.

Lo importante no son los hechos en sí, sino tu actitud frente a los mismos. Ni te inmutaste prácticamente ni ante las protestas de una ni ante los lloros desesperados de la otra y, aunque era evidente que se trataba de tus hijas no hiciste nada, no trataste de calmar a la pequeña, ni moviste un dedo y no hiciste tampoco grandes esfuerzos por gestionar de ninguna forma la rabietita de la mayor. ¿Para qué ibas a hacerlo? Ya estaba allí tu pareja encargándose de todo!!! Creo recordar que llegaste a soltarle un par de frases a tu peque grande, sin más. Buff, no fuera a ser que te herniases, tranquilo, menudo esfuerzo!! Tú estabas allí para terracear así que ninguna de tus hijas iba a amargarte el picoteo. De hecho, he dudado entre hacerte un traje o erigirte un monumento por tu incomparable flema y autocontrol, no vaya a ser que en realidad estuvieses reconcomiéndote y aguantándote las ganas de hacer algo durante todo ese rato… Pero me da a mí que no.

Ni te inmutaste prácticamente ante las protestas de una de tus hijas ni los lloros desesperados de la otra. Para qué? Ya estaba allí tu pareja para encargarse de todo!

Ya digo que no te conozco, pero sí te reconozco perfectamente. Eres primo hermano del padre que se negó la semana pasada a levantarse del banco para ir a columpiar a sus hijos cuando ellos y la madre de los pequeños le llamaban sin cesar, familia de sangre también del marido de una ex compañera de trabajo que nunca iba a las revisiones médicas ni a las reuniones con los profesores de su hija (cuando no le ponían ningún problema en el trabajo para cogerse las horas) y casi diría que hermano de otro “ser humano” al que conozco que protestaba y refunfuñaba cada vez que había que bañar o cambiar el culete de sus peques… y ya ni te cuento cuando tocaba “atenderlas” estando de cañitas.

Señores del revés, no se dejen amedrentar!  Estos seres mitológicos perviven y seguramente aguantarían hasta un ataque nuclear pero ¡cada vez son menos! Y, lo que es mucho más importante, ¡se están perdiendo la gran aventura de criar y disfrutar de sus peques! Las familias, los equipos, los núcleos humanos del revés los hombres, los padres, las madres, los equipos humanos que comparten realmente las responsabilidades son infinitamente más felices, es lo que tiene repartir el estrés y vivir implicándose.

Eres hermano de otros padres que refunfuñan cada vez que hay que bañar o cambiar culos de sus peques

Padre, bebé, paternidad, padres e hijos

Hace unos meses un psicólogo español revolucionó las redes con un artículo que se convirtió en viral por su provocador título y lo que contenía “Yo no ayudo a mi mujer en casa”. Lo cierto es que ni a mí ni a muchas de las familias y equipos humanos que conozco les impactó mucho este título porque es, desde el inicio de “nuestro tiempo como tal pareja o equipo” un hecho incontestable: las responsabilidades de la casa en la que convives, el cuidado de los peques no pertenecen a uno o a otra son simple y llanamente parte de la vida que compartes, de tu día a día en común y, como tal, se reparten todo lo equitativamente que se pueda en función de las circunstancias laborales y/o personales de cada uno/a. Nada más y nada menos.

Así que, termino esta carta, basada total y completamente en hechos reales, deseándole al hombre de la mesa de al lado que abra los ojos antes de que sea demasiado tarde y él y su pareja se conviertan en seres infelices y amargados cuando pueden ser del revés o más bien del derecho en este caso 😉

Share on facebook
Facebook

Artículos relacionados

The Brain Factory
Reportaje

Descubrimos los superpoderes del aprendizaje en The Brain Factory

Con la llegada de las lluvias, casi tod@s vamos cerrando las agendas de extraescolares para este curso. Por eso, hemos probado un nuevo centro que ha abierto sus puertas en A Coruña este mismo mes. En The Brain Factory hemos descubierto propuestas de aprendizaje lúdico, superhéroes y superheroínas con superpoderes como el de la concentración, observación, el cálculo o el superingenio. ¿Te vienes a descubrirlo con nosotr@s?

Leer Más >>
Tablas números Kumon matemáticas
Reportaje

Descubriendo los centros Kumon en Coruña

¿Buscando actividades para acabar de montar el tetris de inicio de curso? Pues hoy os traigo una que seguro os puede interesar. Hemos estado conociendo los centros Kumon en A Coruña y hemos descubierto sus programas de lectura, matemáticas e inglés, que apuestan por la diversidad, la autonomía y la confianza en uno mismo para sacar el máximo potencial de cada alumn@. ¿Te vienes con nosotros a conocerlos?

Leer Más >>
Fotos de los peques del revés, recuerdos de la niñez
FAMILIA

Carta a las madres de bebés: casi todo pasa

Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar… Y sí, todo, bueno, mejor dicho, casi todo pasa. Llega un momento en la maternidad en que ves los toros desde la barrera. En el que puedes coger un libro, irte a tomar un café, volver al gimnasio o buscar tiempo para tus hobbies. En ese camino van quedando unas cuantas cosas. Algunas buenísimas, otras horrorosas y otras no volverán jamás a ser lo que eran. ¿Te vienes a descubrirlo?

Leer Más >>
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;