Mi compañero, mi amigo, su padre

10 noviembre, 2016

Mi compañero, su padre

Iria de Cal Álvarez

La palabra para introducir este post es GRACIAS. Mil gracias a Iria de Cal, de Arkhé Espacio Educativo, por regalarnos este post a corazón abierto en el primer cumpleaños de su hija. Un post en el que pone en valor el papel de su compañero, el padre de su pequeña. Una reflexión y un homenaje a la paternidad comprometida y consciente.

Hace un año que nació mi hija. Sería lógico que este post de aniversario tratara sobre ella.

En realidad, hace un año y cuarenta semanas que toda mi vida trata sobre ella.

Pero no voy a escribir sobre ella, sino sobre ÉL.

Porque sobre ellos casi nadie escribe.

Ellos no son ni quieren ser como sus padres, pero no tienen modelos para ayudarles a ser diferentes. Queriendo huir del “sofá, periódico y piernas cruzadas en zapatillas sobre la mesita de centro” a veces se pasan de frenada y llegan al “fui el primero en tener al bebé en brazos”. Están perdidos. No saben cuál es su sitio y nosotras no tenemos tiempo ni ganas de explicárselo.

Alguien debería escribir sobre ellos.

No puedo escribir sobre todos, pero sí sobre él. Sobre las cosas que veo y pienso y casi nunca le digo.

Mi compañero, mi amigo, mi amante (esto último, ya lo fue más)

Mi compañero, su padre, mi amigo

Mi compañero se busca las habichuelas solito. Él no va llorando por las esquinas quejándose de lo difícil de su situación por el cambio de rol masculino en la sociedad. Porque es una persona adulta y porque, si está perdido, se busca y se encuentra, como hacemos las demás.

Mi compañero ha sido comprensivo, aunque con temas que él no esperaba.

Mi compañero habría sido comprensivo si yo me hubiese sentido cohibida por mi aspecto físico actual, distinto a antes de que estuviera embarazada.

Él comprendería que me diese vergüenza mostrar mi vientre flácido o mis muslos celulíticos. Comprendería que llorara porque los vaqueros no me cierran o que cada lunes me angustiara ir a un trabajo en el que mis clientes me ven en bañador.

Él sería comprensivo con todo esto, pero lo que le ha tocado comprender es que a mí esos temas me preocupan entre poco y nada. Le ha tocado comprender que no me importa si ya no soy tan atractiva como antes y que no voy a hacer mucho por cambiarlo. Así que es él quien tendrá que decidir si le importa o no.

Mi compañero no tiene celos de nuestro bebé. No compite por mis pechos, ni por mis besos, ni por mis brazos. Mi cuerpo, que nunca fue suyo, no es mío tampoco ahora. Es de ella, es su casa, su cobijo, su alimento. Mi compañero cuida de mi cuerpo y sabe que está cuidando doblemente.

Mi compañero no me envidia, ni me compadece, no me presiona, ni me exige.

No quiso ser quien hiciera piel con piel al nacer nuestro bebé. No quiere que tengamos el mismo tiempo de baja ma/paternal, no quiere que la niña nos quiera a los dos por igual, no quiere que la destete para poder quedar con ella de noche mientras yo salgo de cena.

No quiere hacerme favores envenenados que responden a un mal entendido feminismo.

Mi compañero es su padre, y ya tiene bastante carga con lo que es como para sufrir también por lo que no es.

Mi compañero no es perfecto, porque es un ser humano, no un dios.
Se frustra, se enfada y grita.
Se cansa de los días largos y las noches cortas.
Echa de menos su libertad, su espacio y tener el lujo de poder ser egoísta.
Le fastidia no poder viajar como antes. Hasta el punto de ya no querer viajar.
Se queja de que sus amigos no se adaptan a su nueva realidad.
Se escaquea todo lo que puede de un cambio de pañal cagado. De escoger la ropa de la niña. De pensar lo que le damos de comer cada día. De decidir qué juguetes le compramos.
A veces piensa si no nos habremos equivocado teniendo una hija.

No es perfecto. Ni yo. Ni ella. Pero es el compañero que las dos necesitábamos a nuestro lado. Cuando oímos la llave en la puerta, yo salto y digo “¡viene papá, viene papá!”. Ella ya ha salido disparada gateando hacia él.

Compañero: si nos hemos equivocado, bienvenido sea este error porque, de todos los que hemos cometido en nuestra vida, es el más bonito, el más simpático, el más valiente.

Nuestra hija es mi error favorito y no me imagino cometiéndolo con nadie que no seas tú.

Mi compañero, mi amigo, su padre

Share on facebook
Facebook

Artículos relacionados

Caballeros o princesas...
Colaboraciones

Tan solo un vestido de princesa

Hoy nuestra genial mami diversa, fotógrafa y colaboradora del revés, Paula Verde Francisco, nos trae una historia de caballeros y princesas. La historia de un niño que quería un traje de princesa. La historia de cómo nuestra sociedad trata de «conducirnos» por un camino rosa o azul, de tutús o de espadas, cuando el mundo está repleto de posibilidades. No te la pierdas.

Leer Más >>
Bebé dormido, con fiebre
Colaboraciones

La fiebre en los bebés

Llega el momento de su primera fiebre, chispas. Bueno, y todas las que vienen después, porque nunca estás preparada/o para ese momento, en realidad. El de hoy es un post imprescindible en el que Iria de Cal, de Arkhé Espacio Educativo, entrevista al pediatra de su peque, Juan Delgado, y os da todas las claves para afrontar con calma ese momento. Desmontando falsos mitos como el de que sea necesario desnudarles o bañarles en agua tibia. ¿Es realmente necesario tratar la fiebre?

Leer Más >>
Foto de Paula Verde, playa, silencio
Colaboraciones

Y SE HIZO EL SILENCIO

El silencio, ese ansiado objeto de deseo cuando te conviertes en madre. Mataríamos por cinco minutos de silencio todos los días y, en realidad, la ausencia de sonido es parte de la comunicación. Un silencio puede decir mucho, muchísimo, puede transmitir más que un discurso de una hora. Esos minutos de silencio en medio de una discusión o esa décima de segundo de silencio que separa un compás de otro en una pieza musical. Hágase el silencio, Carla López, porque en la música, en la musicoterapia y en la vida necesitamos el silencio.

Leer Más >>
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
ataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escort
dubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escorts
ataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escort
london escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
london escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort