13 julio, 2015

Conciliación, ese cuento chino que no nos creemos

Sonia Hermida

Necesitamos más, muchas más iniciativas como la del Club de Malas Madres para reivindicar una vida en la que ser madre no te impida medrar en el trabajo ni implique un sentimiento de culpabilidad continuo por no poder llegar a todo.

Suena el despertador, abres la ventana de los ojos como puedes. Esta noche ha sido de las buenas, la peque sólo se ha despertado tres veces y la última de ellas, además, cuando ya creías morir, conseguiste que se durmiera con tan sólo recolocarle el chupete (biennn!!!) Pero lo cierto es que a estas alturas ni las hormonas hacen ya su trabajo y lo único que quisieras es volver a meterte en la cama y dormir dormir dormir como si no hubiese un ayer, un hoy, un mañana.

Sin tiempo para más reflexiones, te lanzas a la ducha con los minutos justos porque ya se oye un sonidito procedente de la cuna reclamando su ración de teta. Después de darle el pecho y ponerla de nuevo dormidita en la cuna preparas todo para tu día y su día (la leche materna no sale de las piedras) y escapas, escapas volando para no perder el bus mientras los abuelos se acomodan en casa y dejan que el bichito duerma un poco más antes de dejarla en la escuela infantil.

En un día bueno, sin sobresaltos en forma de fiebre u otra especie, consigues arrastrarte a una hora indeterminada de la tarde a recoger a tu niña pensando en qué habrá hecho y quizás, un día te cuenten que ha dicho su primera palabra o ha dado sus primeros pasos sin estar tú presente.

Concilia13F Malasmadres, conciliación

Ya por la noche, depués de toda la locura laboral y familiar en esos minutos de pseudo-relax entre sueño y sueño no puedes evitar darle vueltas a la cabeza y pensar que esto no es vida, que un padre y una madre deberían poder estar con sus hijos al menos una tarde entera a la semana, que estás harta de que algunos compañeros y compañeras te miren con mala cara por salir del trabajo para llevar a tu hija al médico o recogerla cuando está enferma, que te gustaría poder quedar un día con la profe de la escuela infantil para que te diga con calma cómo consigue que coma sólido cuando en casa no entra ni a tiros, que faltan sólo tres semanas para las vacaciones y se te van a hacer eternas, y por un minuto, sólo un minuto, se te cruza por la mente el término conciliación y piensas en que todos los ojos en la oficina se han concentrado en ti y en tus supuestas ventajas por haberte cogido 16 semanas de baja… Conci qué???

Es un cuento chino, japonés, colombiano, mexicano, inglés, de cualquier nacionalidad, eso es lo de menos, lo de más es la necesidad de abrir los ojos a la sociedad y a la Administración para que, entre todas y todos consigamos avanzar un poquito en este camino. El informe Concilia13F publicado hace un par de días por el Club de las Malas Madres desvela datos que no nos sorprenden (por desgracia) como el hecho de que el 80% de las madres tienen problemas para conciliar su vida familiar y laboral o que más de la mitad de las mujeres encuestadas han tenido alguna mala experiencia laboral relacionada con el hecho de ser madres.

¿Que qué podemos hacer además de seguir soñando con que España se transforme en Dinamarca, Suecia o Finlandia? Levantar la voz, reivindicar, que no es lo mismo que quejarse. Por eso os animamos a sumaros a iniciativas como las del Club de MalasMadres con su quedada en twitter y facebook a las 22.00 horas de hoy, lunes, 13 de julio. Te animamos a descargarte su cartel, cómo hemos hecho nosotras y hacer ver a tod@s que tú eres quien eres ahora mismo, en este momento, en tu vida, porque tus hij@s existen. Desde luego, si no existieran, serías otra, mejor o peor, eso no lo sabemos, pero otra en todo caso porque ell@s forman parte de esa existencia y la marcan a fuego.

Iniciativas como ésta no son suficiente, pero son un principio. No nos olvidemos de que las redes sociales son una herramienta que también se puede usar para la lucha por la igualdad de derechos pero NO ES SUFICIENTE. Reivindica en tu día a día, en la calle, en el trabajo (si no temes que te despidan y quedarte sin sustento) en casa, en cualquier debate o proceso político (sea una asamblea de barrio o unas elecciones), conciencia a tus hij@s con tus palabras y tus actos porque ell@s construirán el futuro y TIENE QUE SER MEJOR. ¿Querrás que ell@s puedan pasar tiempo con tus niet@s sin sentirse culpables, no?

Porque un país, un mundo en el que tienes miedo a decir en el trabajo que estás embarazada no debería existir, ni tan siquiera debería llamarse mundo, más bien inframundo.

Share on facebook
Facebook

Artículos relacionados

Autocuidado
MAMÁ TAMBIÉN SE CUIDA

Nos la han colado con el autocuidado

Si es que así no puede ser… Tienes que cuidarte… Piensa que es maravilloso para ti y para tus hijos… Venga, ve a tomar un café… Y tú piensas: Si voy a tomar ese café, a la vuelta, la lavadora seguirá sin ponerse, tendré una montaña de trabajo más que atender, los niños no se lavarán los dientes y tendré que recoger el desastre en que se habrá convertido la casa. Pero aún así vas, lo haces, porque tienes que cuidarte, ¿verdad? Porque eso es cuidarse, ¿no?

Leer Más >>
La perfecta imperfección de la maternidad
MAMÁ TAMBIÉN SE CUIDA

El autoengaño de la imperfecta perfección maternal

¡Ale hop! Por el Día de la Madre te traigo mi propio y particular regalo. No te va a costar abrirlo porque es tan de verdad que se transparenta a través de un envoltorio inexistente. A mí me ha costado 22 arrugas, 2.000 canas y un salto al vacío en tirabuzón sin red de seguridad descubrirlo. Así que te lo regalo para que consigas el equilibrio antes de que acabes al borde de la mentira por el autoengaño de la perfección imperfecta de la maternidad.

Leer Más >>
Confieso que he parido
MAMÁ TAMBIÉN SE CUIDA

Confieso que he parido

Sí, confieso que he parido. Hace hoy exactamente 9 años traía al mundo a un ser humano por primera vez en mi vida. Conseguía, a mi manera, hacer del mundo un lugar mejor. Hoy, nueve años más tarde me cuento a mi misma, embarazada hasta las trancas, qué es lo que se me viene encima.

Leer Más >>
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;