parques sin niños

3 junio, 2020

Cuando el fútbol es más importante que la infancia

Sonia Hermida

Sé que habrá quien me acuse de demagoga, pero voy a correr ese riesgo porque creo que es necesario un debate profundo y urgente del papel de la infancia en esta situación de pandemia. La infancia, las personas dependientes y los ancianos, de nuevo relegados mientras se buscan soluciones urgentes para otros sectores. ¿Qué me estoy perdiendo?

Tiempos de pandemia. Tiempos inciertos. Cosas veredes que os sorprenderán a diario positiva y negativamente. Llevo unas semanas compartiendo en redes sociales algunas reflexiones sobre el futuro de la educación y el papel de la infancia en esta situación. He recibido comentarios de todo tipo, a favor, en contra, pero siempre desde el respeto. Ahora toca avanzar.

Hace un mes se hablaba de abrir las escuelas en junio y de prepararse para un curso que será online al 50%. Hace apenas unos días, la ministra de Educación se corregía, en parte, asegurando que la educación en sus etapas Infantil y Primaria tendría que ser presencial al 100%. Que si esto, que si lo otro… He perdido la cuenta de la cantidad de globos sonda que se han enviado estas semanas para comprobar cuál era la recepción de estos planes (por llamarles de alguna forma) por parte del profesorado y familias.

Pues se ve que no tienen muy claro todavía si nos parece mal, regular o peor, porque los globos sonda no terminan y, una vez más, la infancia acaba siendo la última en la lista de las prioridades.

Es urgente reactivar la economía. Producir, consumir, mover euros y hacer que lleguen a las familias. Bien. Nadie vive del aire. Así, vemos cómo se abren negocios de todo tipo, locales de hostelería, terrazas llenas…

Miles de familias viven del turismo, con un peso del 12,5% de nuestro PIB. Es necesario abrir las fronteras en julio para que los turistas extranjeros regresen y el dinero vuelva a circular. Bien. Si se toman las medidas adecuadas y la cifra de casos activos desciende, todo puedeir bien.

El deporte, por supuesto, el deporte de élite, entrenamientos individuales, después en pequeños grupos y llega el turno del fútbol profesional. Ahora, el Gobierno anuncia que está valorando la vuelta del público a los estadios en la liga de fútbol.

Esto, queridas y queridos, ya lo habían inventado en su día los romanos. Una fórmula tan antigua como eficaz: Pan y circo. Un poco de dinero y mucha diversión que nos ayude a olvidarnos de los malos momentos que todavía estamos pasando.

Aterrizamos en una nueva era

A ver, no sé muy bien lo que me estoy perdiendo yo, pero no acabo de ver lo de la supuesta «nueva normalidad». Esto es lo de siempre. Perdón, lo de siempre, mejorado para aquellos que siempre han salido ganando. Porque mientras se reactiva la economía, las terrazas se recuperan, el turismo vuelve y se planea el regreso del deporte espectáculo nos anuncian que los centros de día para personas dependientes, las escuelas infantiles y los centros educativos no se abrirán en Galicia y cuidadito con que los niños guarden la distancia de seguridad al jugar, eh… ¿Veis algún elemento en común entre estos anuncios?

Venga, repasemos. Los únicos que votan en esta lista son los ancianos y algunas personas dependientes, pero no es un voto que preocupe mucho. El resto, personas sin derecho a voto y todas ellas al cargo de familias totalmente superadas por la situación en buena parte de los casos.

¿Qué más da que los niños se pierdan unos meses de clase o que las personas con diversidad funcional o ancianos dependientes no puedan hacer lo que necesitan? Ya pueden ir de terrazas, o ver fútbol, ¿no?

Aulas vacías

Me escandaliza, me preocupa, me horroriza que este debate se centre, además, como siempre, en la falsa dicotomía de la conciliación familiar. Resulta que queremos que abran los centros de día, o que los colegios o escuelas infantiles recuperen la presencialidad al 100% para ir a trabajar o porque ya estamos «cansaditos de aguantarles» (sí, este tipo de lindezas he oído o escuchado).

Los cuidados, los minusvalorados cuidados que siempre recaen en las mismas. El trabajo que no se ve, el peso de la sociedad siempre recayendo en los mismos hombros. Así que sí, es NECESARIO que se facilite algún tipo de conciliación que ahora es IMPOSIBLE, sí, pero ese NO es el debate.

Contaba el otro día en un texto que remití al diario El País cómo está afectando todo esto a mi hija, pero sólo es una gota en medio de un océano de necesidades que no se han escuchado ni atendido hasta ahora. Que sea así en medio de una emergencia sanitaria es más que comprensible pero, en este escenario en el que el fútbol va antes que la educación, disculpen, pero no.

Lo que yo quisiera es que alguien pusiese por una vez, una sola vez, los derechos de la infancia y de las personas dependientes por delante. Que se escuchase su voz y sus necesidades. Me corrijo, no es que sea un deseo mío, es una necesidad urgente para esta sociedad enferma en la que vivimos. Una de sus últimas vías de salvación.

Porque, como siempre cuenta el pedagogo Francesco Tonucci, una ciudad segura para los niños es una ciudad más segura para todos. Una sociedad más justa y respetuosa con la infancia y las personas que necesitan apoyos, una sociedad que escuche a los que nadie ha querido escuchar será una sociedad más justa para todos.

Así que, sí, todos hemos sufrido estos meses. Miles de vidas perdidas, familias rotas y cientos de miles de personas enfermas. Ansiedad, daño emocional y psicológico. ¿Y ahora? ¿De verdad vamos a empezar a cerrar planes para que los turistas reactiven la economía o para volver a los estadios mientras seguimos sin planificar en serio el futuro de la educación?

Cada vez que se anuncia una nueva «posible» medida hablo con profesores y la conclusión siempre es la misma: ¿pero quien dice esto realmente está en contacto con las aulas hoy en día? ¿sabe cuál es la realidad de las familias, de los niños y niñas?

Esta situación ha evidenciado las múltiples carencias, fortalezas y debilidades de un sistema educativo que necesita una intervención urgente y diseñada pensando en los derechos y necesidades de la infancia. Se ha evidenciado también de nuevo el lugar que ocupan los niños, ancianos y personas con diversidad funcional. Urge cambiarlo.

Share on facebook
Facebook

Artículos relacionados

educación luz y diversidad
CAPACIDADES EXTRAORDINARIAS

De botones, educación, diversidad y luz

No siempre hay un botón que haga que todo funcione. A veces son muchos diferentes y están muy escondidos. A veces sólo alguien con mucha luz y experiencia es capaz de encontrarlos. Hoy hablamos de educación y diversidad, de pandemias y de luz.

Leer Más >>
inclusión educativa
CAPACIDADES EXTRAORDINARIAS

Con todos, como todos

Cerramos el curso con el debate abierto. La escuela inclusiva, en la que haya un espacio real para todos y todas los niños y adolescentes es posible, pero sólo si hay una apuesta real y decidida por ella. ¿Estamos dispuestos a dar el paso? Yo me tiro de cabeza.

Leer Más >>
La peque del revés cumple 10
CAPACIDADES EXTRAORDINARIAS

La magia de cumplir diez años

Los niños y niñas tienen la mala costumbre de crecer, y las madres y los padres, la manía horrenda de ponernos un poco intensos cuando eso sucede. Tanto es así que empezamos a echar de menos a los niños que todavía son y a preocuparnos por los adultos que serán y en esa transición, nos olvidamos de celebrar la magia que está por llegar. Menos mal que ellos mismos se encargan de recordárnoslo.

Leer Más >>
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;