Cuando seas mayor lo entenderás

18 septiembre, 2017

Cuando seas mayor lo entenderás

Sonia Hermida

La primera vez que escuchas esa frase decides que vas a iniciar de inmediato un plan ultrasecreto para acelerar tu proceso de crecimiento. ¡Conseguirás crecer más rápido y mejor de lo que nadie pueda esperarse! Sólo para poder entenderlo todo y demostrarles a todos que, en realidad, tú ya lo entendías antes. ¡Cuánta razón en tan pocos centímetros!

Cuando seas mayor lo entenderás… Te espetan la frase, tal cual, sin anestesia previa cuando tienes cuatro, cinco, quizás seis años. Y tú, por supuesto, sientes la rabia fluir en tu interior como si fuese lava y tú el mismísimo Etna a puntito de entrar en erupción. Cierras los ojos y deseas muy fuerte, tanto que duele, quieres ser mayor, muy mayor. Ser mayor que tus padres y tus tíos y hacerles ver lo mucho que ya lo entiendes todo que ya eres capaz de ver cuáles son las cosas realmente importantes en tu corta vida.

Lo deseas con tanto ahínco que casi casi puedes sentir tu fémur estirándose, tu cuerpecito de poco más de un metro y seis centímetros llegar hasta el infinito sin perder ni un ápice de sabiduría.

Cuando seas mayor lo entenderás. Y sigues creciendo. Creces y comprendes. Comprendes por qué llueve, por qué el azul y el amarillo juntos hacen verde, por qué se forman los charcos, comprendes las tablas de sumar y multiplicar (bueno, algunas sólo las memorizas, vamos a confesarlo todo), comprendes las raíces cuadradas, por qué los días son más largos en verano y más cortos en invierno, por qué necesitas pasaporte para viajar a algunos países y a otros no. Pero quieres comprender más. Quieres comprenderlo todo.

Cuando seas mayor lo entenderás

Crecemos y cada vez vamos comprendiendo mejor el mundo que nos rodea

Y la frase aún sigue ahí: «Cuando seas mayor lo entenderás». Cada vez la escuchas menos. «Eso debe de ser porque me estoy haciendo mayor y ya comprendo muchas cosas», piensas. Y sigues creciendo, cerrando los ojos muy fuerte cuando nadie te mira para estirarte como un chicle. Y sigues comprendiendo. Comprendes lo que son los elementos químicos. Comprendes que hay complementos directos e indirectos y también circunstanciales. Comprendes que hay muchos idiomas y tratar de aprender unos cuantos para saber y comprender «de manera internacional».

Y entonces sucede. Estás segura/o. Ahora lo comprendes todo. Comprendes todo lo que te rodea, pero tus padres no te comprenden a ti. No comprenden que necesitas libertad, que necesitas estar con tus amigas/os, que ya eres mayor, que la noche no es peligrosa y que tienes que abrir las alas y volar.

Y entonces vuelve a suceder. Le ves pasar y el corazón te da un vuelco y cuando crees que lo entendías todo, vuelves a no entender nada. Pero sigues adelante porque tu objetivo aún está claro.

Cuando seas mayor lo entenderás

Ya comprendes cómo funcionan unas oposiciones, cómo se saca el carné de conducir, cómo construir una casa, curar a una persona o reparar un vehículo. Y, en un giro inesperado de los acontecimientos, incluso ves cómo él se enamora de ti y, aún sin entenderlo, todo vuelve a cobrar sentido.

Cuando seas mayor lo entenderás. Ya eres mayor, lo suficientemente mayor como para vivir sola, tener un piso propio (más o menos) y compartir tu vida con una persona. Lo suficientemente mayor como para decidir traer a este mundo una nueva vida y ahí es cuando comprendes que no comprendes nada y que, en realidad, las mejores y las peores cosas de esta vida son absolutamente incomprensibles.

Comprendes que el amor y el odio, que la vida y la muerte, que la guerra y la humanidad se escapan a cualquier explicación lógica. Coges a tu pequeña en brazos y no tienes ni la menor idea de por qué llora ni de cómo calmarla, no comprendes cómo puede aprenderlo todo de una manera tan fácil, rápida y natural. No comprendes por qué te quiere tanto ni por qué reconoce tu voz entre un millón. No sabes cómo enfrentarte a ninguna de las nuevas situaciones que vives cada día casi casi como si lo estuvieses mirando desde fuera. Como si tú fueses la protagonista de una película que has visto mil veces en el cine.

Pero te miras en los ojos de tu hija y decides que ya no necesitas comprender nada más. Admites que no comprendes nada, absolutamente nada y te prometes a ti misma que jamás le dirás a tu hija «Cuando seas mayor lo entenderás». Porque sabes que ella lo va a entender todo ahora mucho mejor de lo que tú podrás comprenderlo en los próximos 30 ó 40 años de vida. Porque ella ya entiende lo que realmente importa en esta vida y a ti, con el tiempo, se te va olvidando por el camino.

Share on facebook
Facebook

Artículos relacionados

parques sin niños
CAPACIDADES EXTRAORDINARIAS

Cuando el fútbol es más importante que la infancia

Sé que habrá quien me acuse de demagoga, pero voy a correr ese riesgo porque creo que es necesario un debate profundo y urgente del papel de la infancia en esta situación de pandemia. La infancia, las personas dependientes y los ancianos, de nuevo relegados mientras se buscan soluciones urgentes para otros sectores. ¿Qué me estoy perdiendo?

Leer Más >>
La peque del revés cumple 10
CAPACIDADES EXTRAORDINARIAS

La magia de cumplir diez años

Los niños y niñas tienen la mala costumbre de crecer, y las madres y los padres, la manía horrenda de ponernos un poco intensos cuando eso sucede. Tanto es así que empezamos a echar de menos a los niños que todavía son y a preocuparnos por los adultos que serán y en esa transición, nos olvidamos de celebrar la magia que está por llegar. Menos mal que ellos mismos se encargan de recordárnoslo.

Leer Más >>
Tupper Toys elegir juguetes
FAMILIA

Aprendiendo a elegir juguetes

Nueve familias de bloggers de Galicia y un objetivo, descubrir juegos y juguetes y aprender mucho sobre estimulación infantil y cómo elaborar mejor nuestra carta a los Reyes Magos y Papá Noel. El segundo evento de BlogGal, en el que invitamos a otras bloggers de familia gallegas fue una propuesta centrada en un tupper toys y mucho juego.

Leer Más >>
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;