Miña guía, meu capitán

14 octubre, 2020

De capitanes, caminos, lazarillas y aventuras camino al cole

Sonia Hermida

Podría decir que éste es un libro inclusivo pero, para poder afirmar tal cuestión, tendría que ser capaz de demostrar antes que existen libros que excluyen... Prefiero decir que es un álbum ilustrado maravilloso que nos recuerda que en el día a día siempre debe haber un espacio para otras miradas antes de asegurarnos de quién lleva a quien camino al cole.

El camino que conduce de casa a la escuela es un paseo tan común como extraordinario. Algo tan sencillo como complejo.  Y el álbum del que os hablo hoy tiene la potente capacidad de hacernos ver lo extraordinario que hay en lo que a veces puede pasar como ordinario ante ojos poco expertos.

Miña guía, meu capitán, Mi lazarilla, mi capitán, en gallego y castellano es un álbum ilustrado de Gonzalo Moure y María Girón, editado por Kalandraka, que nos cuenta una de esas extraordinarias aventuras diarias que pasarían desapercibidas ante el público menos atento. Una niña se dirige al colegio acompañada de su padre. En el camino, todo es emocionante: el rugido de los Leones, los sonidos de los Pandas, soñar con cruzarse quizás con un impala o un mustang uno de estos días…

Un camino que discurre a golpe de pasos de claqué y que navega entre el aroma a salitre. Un camino que, como toda buena aventura, por supuesto, tiene su punto clave en el que superar emocionantes pruebas de la mano de los más aguerridos capitanes.

Los coches pueden ser animales en este libro

Este álbum ilustrado recoge la historia de una niña y su padre, contada desde el punto de vista de la hija que es capaz de reconocer en su padre ciego al mejor y más divertido de los capitanes. Dotado de habilidades extraordinarias como la capacidad de detectar bandadas de cotorras perseguidoras sobre los árboles, de identificar a cualquier vecino que se aproxima e incluso de evaluar el estado emocional de las personas con las que se cruzan.

Miña guía, meu capitán, Mi lazarilla, mi capitán es una hermosa historia de amor en la que las ilustraciones de María Girón nos conceden la extraordinaria posibilidad de ver aquello que sólo los protagonistas ven: esos hipopótamos y cocodrilos que asoman su cabecita en los pasos de peatones, esos caballos, leones y pandas que se esconden en los coches, esa luz que reside en el interior de las personas que amamos.

La delicadeza de las ilustraciones que juegan con el contraste de estilos (realista en el caso de los protagonistas y la ciudad y juguetonas y especialmente coloridas para todos esos elementos del camino al colegio que sólo ellos pueden ver), además de con la intensidad de las mismas nos lleva de la mano por este secreto sendero que sólo los protagonistas pueden recorrer. Sentimos como si el lápiz de María Girón nos desdibujase intencionadamente esa realidad para dar vida ante nuestros inexpertos ojos a ese otro maravilloso mundo que sólo ellos tienen el privilegio de ver.

Trazos más potentes e intensos para una ensoñación que acaba traspasándonos con su indiscutible realidad y otros desdibujados para un mundo real que, sin esa otra historia, resultaría insoportable por días.

Los pasos de cebra están llenos de aventuras

La historia, narrada en primera persona por la pequeña protagonista, es toda una reivindicación de esa mirada creadora y creativa que todos necesitamos en nuestra vida recordándonos que nuestras capacidades son tan diversas como infinitas. La poderosa narradora exhibe su lógico orgullo ante las increíbles habilidades de su padre, dotado de una extraordinaria sensibilidad que percibe los estados de ánimo de quienes le rodean, incluso los del océano.

Supongo que habrá quien diga o escriba que éste es un álbum inclusivo porque sus dos protagonistas son personas con diversidad funcional (el padre es ciego y la protagonista nos cuenta que sólo puede ver por uno de sus ojos). Habrá quien opine que al mostrarnos a unos protagonistas empoderados y llenos de habilidades que pueden pasar desapercibidas a la inmensa mayoría de la población el libro de Gonzalo Moure y María Girón está llenando el enorme vacío todavía existente de referentes literarios empoderados, positivos y liberadores para personas en situación de discapacidad. Habrá…

Semáforos ocultos

En los semáforos pueden ocultarse aves exóticas

En los últimos dos años he arrancado un proceso de reflexión-investigación sobre literatura diversidad e inclusión que todavía no ha terminado y ya no puedo decir que veo esto (aunque seguramente lo hubiese dicho hace menos de 5 años), pero sí creo que estamos ante un hermoso álbum ilustrado con un hermoso y potente relato.

Yo veo, veo-veo y sigo tratando de ver cada día las cotorras en las copas de los árboles (o al menos escucharlas), los monos azules que nos acompañan de camino al cole y los animales que conducen esa manada de coches incontrolables que desbordan las avenidas. Yo veo, veo-veo los agujeros en los pasos de peatones y en los baches que conseguimos saltar en el último segundo.

Yo veo, veo-veo una historia que nos recuerda que la magia de lo cotidiano está al alcance de todos aquellos que saben mirar de verdad.

Share on facebook
Facebook

Artículos relacionados

Mortiña, pantasma
LIBROS EXTRAORDINARIOS

Historias monstruosas para habitar nuestros miedos

Historias oscuras y luminosas. Cuentos de brujas, esqueletos, relatos tradicionales y otros que nos llevan de la mano por tradiciones que hemos olvidado. Libros para Halloween, Samaín o para cualquier día. Libros para habitar nuestros miedos… o no. Libros para disfrutar con o sin risas, en la oscuridad o quizás bajo el abrigo de un sol luminoso.

Leer Más >>
Niña Gato Agua Pato
CAPACIDADES EXTRAORDINARIAS

Niña, gato, agua, pato… ¡Pienso!

Leer, divertirse, pensar… Los caminos de los libros no son siempre rectos, pero si nos conducen hacia un espacio de juego en el que podemos reflexionar y apropiarnos del mundo con nuevas herramientas no pueden ser malos. Leemos Niña gato agua pato y os cuento lo que sucede.

Leer Más >>
Portada de Y entonces nos perdimos
LIBROS EXTRAORDINARIOS

Y entonces nos perdimos: una novela gráfica de encuentros

Hay libros que son como algunos ríos, que llegan y se van. Se esconden durante un ratito para después reaparecer con más fuerza. Hay libros que, como el río de esta historia, discurre cargado de farolillos luminosos que nadie sabe a dónde van a parar. Hay libros que necesitan ser disfrutados en la calma de un espacio propio, quizás bajo una manta o un cálido edredón. La luz ya la ponen ellos.

Leer Más >>
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;