Portada de Rizos de ouro e os tres osos, de Olivier Douzou, con piezas de un arco iris

19 abril, 2022

Educación artística y literatura. Pintando fuera de la línea

Sonia Hermida

¿Qué le pasa a nuestra libertad creativa cuando vamos creciendo? ¿Por qué cada vez hay más niños y niñas de 8, 9 ó 10 años que creen que no saben dibujar? ¿Qué papel juega la literatura y la educación artística en todo esto? Este año quiero dedicar mi atención en el mes de los libros a esos títulos que "pintan mucho", a aquellas propuestas literarias que se atreven a salirse de las líneas y a abrir nuestros horizontes creativos. ¿Te vienes?

Hace poco más de un año una persona que trabaja en el mundo de la educación me dijo que los dibujos de mi hija eran como los de una niña de 4 años (creo recordar que acababa de cumplir los 11 en aquel momento). Contándole esto a un grupo de amigxs, una me contaba que a ella le habían asegurado que los dibujos de su hijo eran como los de un niño de 3 años.

La gran Silvana Corso (si no la conoces, no sé a qué esperas) citada por otra grande, Carmen Saavedra, en su blog, Cappaces. cuenta que cuando estudiaba Primaria su maestra recorrió el aula mostrando a cada uno de sus compañeros su cuaderno repitiendo “los ojos rojos no existen”. La docente, activista de la diversidad desde hace décadas, explica que en aquel momento “moría la niña. La que imaginaba historias fantásticas de camino a la escuela, la que podía ver el cielo verde, el mar amarillo y los osos rojos”.

Charlando con profesionales de la formación artística y la educación, escuchando a ilustradores e ilustradoras que acuden a impartir talleres a centros educativos constato una terrorífica tendencia en las últimas décadas. Niños y niñas que dejan de crear, de dibujar, de imaginar a partir de los 8, 9 ó 10 años, que deciden que “no saben dibujar” simplemente porque sus creaciones no encajan con lo que la sociedad y los estándares han decidido c una casa, una cara, un árbol, un coche o una familia. Niños y niñas que, por primera vez, se sienten reconocidos en sus habilidades creativas y que les dicen, como contó en una conferencia Noemí Villamuza, que “me gustan mucho tus dibujos porque tienen rayotes, como los míos”.

Página verde llena de dibujos

Página con dibujos hechos por S. y su psicóloga hace unos días (los de la niña se diferencian con claridad 🙂 )

Niños y niñas que, una vez superada la primera infancia con su libertad creativa, se ven sometidos a las reglas inapelables del arte figurativo y empiezan a comparar (como se lo han visto hacer a lxs adultxs cientos de veces) sus creaciones plásticas con las de sus compañerxs. Niñas y niños a quienes, como decía Silvana Corso, les hemos robado su libertad creativa y, de paso, hemos aprovechado para sesgar profundamente su educación artística dificultando que lleguen a apreciar en toda su magnitud las múltiples corrientes y posibilidades existentes más allá del arte figurativo.

Podría haber quien me argumente que existe una evolución natural en los intereses y habilidades de la infancia y que la etapa de la explosión creativa ha quedado atrás para dar lugar a otras. Si seguimos a Piaget, entre los 7 y 9 años (aproximadamente la etapa a la que me refiero) la infancia entra en lo que se denominaría el estadio de las operaciones concretas. Da sus primeros pasos de orientación en el mundo objetivo, ¿qué quiere decir esto? Pues que, entre otras cosas, es capaz de razonar desde posiciones lógicas y su curiosidad le hace interesarse intensamente por la realidad que le rodea. El mundo exterior, la naturaleza, las formas, los objetos, empiezan a fascinarle de una nueva forma que seguirá incrementándose en los siguientes años.

Pero, ¿significa esto que su imaginación quede aletargada o que sus habilidades creativas mermen de alguna forma? En absoluto. Más bien es responsabilidad de lxs adultxs que les acompañamos facilitar que sean capaces de seguir desarrollándolas al máximo.

Página verde llena de monigotes y letras de S.

Otra página con creaciones de S., en esta ocasión utiliza muchas letras también

¿Cómo?

* En primer lugar, por supuesto, ofreciéndoles literatura de calidad en la que encuentren una buena muestra de historias fantásticas, de leyendas, mitos, de mundos posibles e imposibles, de utopías por crear, lugares en los que los osos puedan ser de cualquier color, en los que, de hecho, haya espacio para animales que no aparecen en ningún manual de naturaleza.

Libros que nos permitan refugiarnos cuando la realidad nos raspe demasiado, pero que también nos den alas para imaginar otras realidades posibles que podamos construir.

* En segundo lugar, facilitando que su educación artística sea completa y lo más rica posible. Expertxs de todo el mundo coinciden en señalar que la educación artística desde temprana edad y a lo largo de toda la escolaridad se impone como la única solución para la renovación pedagógica y la igualdad real en el acceso a la cultura (Petit, Leer el mundo. Experiencias actuales de transmisión cultural, Fondo de Cultura Económica, México, 2015 ).

Michélè Petit relata en su imprescindible  y ya citado Leer el mundo cómo en un simposio internacional celebrado en París en 2007 en el que se compartieron las experiencias en educación artística de 45 países una constante en los resultados constatados referenciados fue que la presencia recurrente del arte en la escuela lo modifica todo.

Es muy probable que tengas algunxs conocidxs que no disfruten con obras artísticas de estilos alejados del figurativo, de tendencias más outsiders. Incluso es algo que te puede suceder a ti mismx con frecuencia. A veces, pensamos que el problema es que “no entendemos” el cuadro pero lo cierto es que en la mayor parte de casos nuestras dificultades para disfrutar del arte proceden de nuestra escasa educación artística durante nuestros primeros años de vida. Sí, a veces el encuentro se produce de forma casual o incluso alcanzan el nivel de flechazos, pero dejar al azar este tipo de cuestiones no es buena idea.

Portada del libro Alfabeto, de Kveta Pacovska

Portada del álbum Alfabeto, de la artista Kveta Pacovska

* En tercer lugar, revisemos la variedad y la calidad de las ilustraciones de los libros que ofrecemos a la infancia. La artista plástica y autora de literatura infantil Kveta Pacovská afirmaba que los álbumes ilustrados son el primer museo que recorren los niños y niñas. Asegurémonos de que esos museos reflejan estilos variados y con obras de calidad. El primer ejemplo que os dejo hoy y del que he incluído algunas imágenes a lo largo del post es el de la fantástica versión de Rizos de oro y los tres osos (Rizos de ouro e os tres osos na versión galega que temos nós) de Olivier Douzou, que acaba de editar Kalandraka en la que el autor juega con números, colores planos y formas geométricas para recrear el cuento clásico. Un universo en el que los números 1 pueden ser escaleras, los 4 se convierten en sillas desequilibradas y los rizos de la protagonista se transforman en un gran círculo o 0 dorado.

Pero, como creo que en el panorama editorial infantil y juvenil actual estamos especialmente necesitadxs de referentes artísticos variados, que rompan con los estereotipos y el arte puramente figurativo, en las próximas semanas seguiré compartiendo en el blog y en redes muchos más títulos que enriquezcan nuestros horizontes plásticos. Búscalos con el hashtag #librosquepintanmucho.

Rizos de ouro e os tres osos

Rizos de ouro e os tres osos

* Para el cuarto y último lugar dejo las propuestas creativas alternativas. Abramos nuestras mentes como madres, padres y educadorxs cuando preparamos materiales para nuestrxs hijxs o alumnado. Cuanto más variados sean los tipos de materiales que utilizáis más fácil será que experimenten con técnicas diversas y encuentren aquella en la que se sienten más cómodxs o, simplemente, disfruten de todas ellas: lápiz, ceras, acuarelas, collage, técnicas mixtas, fotografía, materiales para construir o crear como papel maché, arcilla, plastilina, piezas magnéticas, superficies de tela…. no existen los límites.

Cara creada con letras magnéticas

Nos atrevemos a crear caras con letras

Combinamos un sombrero con números y letras

En este caso mezclamos piezas para crear otra cara

Por supuesto, no es necesario que te gastes un dineral en 30 tipos de materiales diferentes en un mes, sino, simplemente, ir probando poco a poco hasta que vayáis experimentando un amplio rango de posibilidades. Otra posibilidad es la de mezclar juegos que ya tenéis en casa, como hemos hecho en el ejemplo que te muestro en la imagen, ¿una cara hecha con letras? Claro que sí.

Hace poco, en dos conferencias diferentes, escuché al gran ilustrador Gusti (reciente finalista al premio Hans Christian Andersen) afirmar que uno de los mayores piropos que podía recibir de un niño o niña era que sus dibujos se parecían. Recordé entonces lo que hace décadas afirmaba el genial Pablo Picasso: “tardé unos años en aprender a pintar como los pintores del Renacimiento; pintar como los niños me llevó toda la vida (…) Todos los niños nacen artistas. El problema es cómo seguir siendo artistas al crecer”.

 

Recordé también a artistas como el enorme Raúl Aguirre, a quien tengo el gusto de poder contar entre mis amigos, autor de libros como La cabeza del rinoceronte o La niña algodón de los que ya os he hablado en alguna ocasión. Él, como Picasso, o como Gusti, lo ha conseguido, de hecho, él no ha tenido que recuperar sus libertad creativa porque jamás la perdió. Raúl Aguirre es una persona adulta con diversidad funcional que tanto en la ilustración como en la interpretación (es un pedazo de actor de la cabeza a los pies) nos muestra a diario cuál es el camino hacia el verdadero arte.

Y si has llegado hasta aquí, ya te imaginarás que ahora voy a enviar un saludo a esas personas que nos han dicho a madres y padres de todo el mundo que nuestrxs hijxs dibujan como niñxs de 3 ó 4 años o que los osos rojos no existen. Gracias por los piropos, aunque hayan sido totalmente involuntarios.

Por un mundo en que permitamos y nos permitamos seguir asombrándonos y creando con libertad hasta los 100 años.

Rizos de ouro e os tes osos

Share on facebook
Facebook

Artículos relacionados

Portada de Dentro de casa
LIBROS EXTRAORDINARIOS

Dentro de casa, nuevo título de la lista de libros extraordinarios

A veces, un libro para prelectores resulta esconder mucho más en su interior de lo que parece. A veces, para llegar y entrar, tienes que salir y descubrir. Son cosas que pasan… Hoy, nuevo título para la lista de Libros extraordinarios para todxs, Dentro de casa, de Nono Granero, editado por Ekaré.

Leer Más >>
Un lunes por la mañana portada
LIBROS EXTRAORDINARIOS

Un lunes por la mañana o el amor por los cuentos de nunca acabar

Vuelvo a las reseñas de libros extraordinarios para todxs con una joya del álbum ilustrado que nos ofrece un sinfín de niveles de lectura. Con un texto que procede de una canción popular francesa, Uri Shulevitz construye un espacio propio en el que habita de formas muy diferentes el imaginario infantil. Porque todo comienza Un lunes por la mañana.

Leer Más >>
Portada de Mallko y papá
CAPACIDADES EXTRAORDINARIAS

Mallko y papá o el amor como motor de la inclusión

Un niño nos desafía con una mirada gamberra desde la portada. En su dedo, un dinosaurio se transforma en una promesa de juego, de páginas que te envuelven en una narración en la que el único hilo conductor válido es el del amor. En Mallko y papá no hay lugar para las ñoñerías ni las etiquetas, pero sí mucho espacio para las verdades que te atraviesan desde la primera hasta la última página.

Leer Más >>
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;