Amor, maternidad, vida, foto de Paula Verde

9 julio, 2015

Ideas para recuperar tu vida (o al menos intentarlo)

Sonia Hermida

Sonrisa perfecta, amor infinito, todos los días a todas horas... Imposible y totalmente insano!!! Desde O Mundo ao Revés reivindicamos madres reales, que viven (o lo intentan), bailan, toman un café con otros seres humanos y curiosamente así son mucho más felices!!!

Ahora debe de haber más de uno pensando/diciendo, pero ésta de qué va!! Pues claro, que tenemos vida, ni que fuésemos extraterrestres!!! Y, al mismo tiempo, habrá otro grupo de lectoras en otros lugares que piensen, ¡pues serán ellas, porque lo que es yo, entre dormir cuatro horas, reincorporarame al trabajo y tratrar de llegar  todo, más que vivir sobrevivo!!!

Tranquis, os damos la razón a todas. Sí, la «vida» es una locura después de tener hij@s, se vuelve #DelReves por completo y no vamos a ser nosotras las que os demos las claves para tener de repente esas tres horas que antes podías dedicar al gimnasio, tomar café con amig@s, ir de compras o simplemente pasear. Lo que sí queremos es que veas que, aunque tener hij@s pueda ser la experiencia más hermosa de tu existencia (y en eso seguro que también hay diversidad de criterios), no se acaba todo ahí, no tiene por qué ser esa tu única razón para respirar y mucho menos se lo tienes que transmitir a cada segundo a todos y cada uno de los que te cruzas cada día de tu vida durante años. Así que, hemos pensado en darte algunas ideas para que oxigenes un poco tu existencia y pruebes a vivir a ratitos, siendo sólo tú misma, sin peques, sin esa coletilla de «mamá de» porque lo seguirás siendo, pero para dedicarte a ello en plenitud es muy importante también reconciliarte contigo misma y tu antiguo YO.

Gente sentada tomando un café

Porque, ya lo dicen las MalasMadres, nadie ama todo el tiempo, a cada minuto, a cada segundo, ni siquiera las madres. Tod@s tenemos momentos de enfado, de desconexión o simplemente, de no pensar en nada.

1. Relaciónate con gente sin hijos. ¿Te acuerdas de Marta, o Miguel, o Pedro, o Lucía? Si, esos tan majetes que hace como un año y medio que no ves porque no se acercan a un columpio ni de broma y no se les ha perdido nada en los parques de bolas. Llámales y poneos al día. Organizaos para repartiros el tiempo en familia y, si no hay forma de que te despegues de tus peques queda en alguno de los locales con zona para peques que te sugerimos en el ebook que te enviamos cuando te suscribiste a O Mundo ao Revés.

2. Ensaya nuevos temas de conversación. Está claro que tu peque es el más mono, que le han salido los dientes antes que a ningún otro, que hace las gracietas más estupendas del parque, tu niña mayor sin duda tiene dotes artísticas por explotar y además una flexibilidad que la hace idónea para la práctica de la gimnasia rítmica… Ahora que ya lo sabe medio barrio, ¿qué tal si pruebas a hablar del cambio climático, a recordar aquellas vacaciones en que os lo pasastéis taaaaan bien, a discutir sobre los orígenes del existencialismo o simplemente improvisar y dejarte llevar (a lo loco!!). Por supuesto que tus hij@s son parte fundamental de tu día a día y tienes que hablar de ell@s, pero es sanísisisisimo cambiar de tema de vez en cuando, aunque sea para hablar de política. Y ya de paso practicas para no aburrir hasta el sopor a esos amig@s sin hij@s con lo que quedas cada año bisiesto.

3. Ponte alguna prenda de ropa de las que ocultas en el fondo del armario (si te cabe). Faldas cortas, zapatos de plataforma, camisetas ceñidas… hay unas cuantas prendas de ropa que han quedado relegadas al fondo del baúl porque, seamos honestas, no resultan muy prácticas en tu nueva vida #DelReves y además, algunas tampoco te abrochan después de dos embarazos. Olvida las excusas, para esa tarde tranquila por el barrio, para ir un día al curro o porque sí, recupera algo de tu antiguo YO y póntelo por montera. Y si no te atreves a lanzarte a la rue en taconazos, píntate el morro, échate ese perfume que guardas también en el fondo del armario o date colorete que la mañana se afronta mejor con un poco de rojo en los labios y una nube de almizcle flotando alrededor.

Mujer leyendo, tiempo para tí

4. Busca un momento para tí. Si paras la carcajada después de leer esta frase me explicaré. Venga, que reírse es buenísisisimo, ya lo sabes, pero déjame contarte. ¿Quién ha dicho que no puedas tardar cinco minutos más cuando vas a la ducha, o cuando bajas a por esa barra de pan que se os olvidó? Si no hay forma de cuadrar la agenda familiar y no tenéis dinero para pagar a nadie que os ayude «roba» minutos de donde puedas y recurre de nuevo a un local con zona para peques y tómate un café o una caña tranquila. Si tu peque es demasiad@ pequeñ@ simplemente ponte los auriculares o sube el volumen de la música en el coche y canta y baila como si no hubiera mañana cuando vayas o vuelvas del trabajo. Sí, sí, no nos hemos vuelto locas!! ¿Sabes la sensación de libertad que te inunda y las endorfinas que se activan haciendo algo así? Que no te atreves?? Lee un rato en la playa mientras duermen la siesta o simplemente cierra los ojos y déjate llevar por el sonido del mar.

Mujeres bailando

Si eres incapaz de aplicar ninguna de estas ideas, esperamos que al menos te hayas pasado un buen rato leyéndolas. ¡Ehhhh, que son minutos que has dedicado sólo a ti!!! ¡Objetivo conseguido!!

Share on facebook
Facebook

Artículos relacionados

Autocuidado
MAMÁ TAMBIÉN SE CUIDA

Nos la han colado con el autocuidado

Si es que así no puede ser… Tienes que cuidarte… Piensa que es maravilloso para ti y para tus hijos… Venga, ve a tomar un café… Y tú piensas: Si voy a tomar ese café, a la vuelta, la lavadora seguirá sin ponerse, tendré una montaña de trabajo más que atender, los niños no se lavarán los dientes y tendré que recoger el desastre en que se habrá convertido la casa. Pero aún así vas, lo haces, porque tienes que cuidarte, ¿verdad? Porque eso es cuidarse, ¿no?

Leer Más >>
La perfecta imperfección de la maternidad
MAMÁ TAMBIÉN SE CUIDA

El autoengaño de la imperfecta perfección maternal

¡Ale hop! Por el Día de la Madre te traigo mi propio y particular regalo. No te va a costar abrirlo porque es tan de verdad que se transparenta a través de un envoltorio inexistente. A mí me ha costado 22 arrugas, 2.000 canas y un salto al vacío en tirabuzón sin red de seguridad descubrirlo. Así que te lo regalo para que consigas el equilibrio antes de que acabes al borde de la mentira por el autoengaño de la perfección imperfecta de la maternidad.

Leer Más >>
Confieso que he parido
MAMÁ TAMBIÉN SE CUIDA

Confieso que he parido

Sí, confieso que he parido. Hace hoy exactamente 9 años traía al mundo a un ser humano por primera vez en mi vida. Conseguía, a mi manera, hacer del mundo un lugar mejor. Hoy, nueve años más tarde me cuento a mi misma, embarazada hasta las trancas, qué es lo que se me viene encima.

Leer Más >>
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;