Niña Gato Agua Pato

30 septiembre, 2020

Niña, gato, agua, pato… ¡Pienso!

Sonia Hermida

Leer, divertirse, pensar... Los caminos de los libros no son siempre rectos, pero si nos conducen hacia un espacio de juego en el que podemos reflexionar y apropiarnos del mundo con nuevas herramientas no pueden ser malos. Leemos Niña gato agua pato y os cuento lo que sucede.

Solemos relacionar la lectura con la actividad cerebral y, desde luego, vamos bien encaminados. Investigaciones realizadas en diferentes momentos de la historia han demostrado sobradamente que nuestras redes neuronales lo dan todo cuando leemos o cuando escuchamos una lectura en voz alta. Por supuesto, sin entrar en profundidades teóricas, vamos a entender el verbo leer en su real y amplio sentido que nunca debería limitarse a descifrar el código escrito, sino a leer el mundo que nos rodea, interpretar y apropiarnos del relato ilustrado, etc…

Pero lo cierto es que esa actividad que se desencadena en nuestra azotea corporal no es siempre exactamente igual, ni evoluciona del mismo modo. Depende del interés por el libro que nos traemos entre manos, de si estamos ante una lectura compartida o solitaria, de si abrimos una interacción con nuestros acompañantes, de la calidad del material, de nuestra capacidad de concentración, etc…

Hoy vengo a hablaros de un libro especialmente ade-cuac-do para una actividad neuronal que con el paso de los años está siendo injustamente maltratada: PENSAR.

Primera página de Niña Gato Agua Pato

Así empieza la aventura

En los últimos meses he recibido algunos mensajes privados y correos con comentarios y preguntas sobre la animación y mediación lectora y hay una cuestión que se repite con frecuencia: ¿cómo puedo engancharle a la lectura? Malas noticias, no hay fórmula secreta ni mágica para eso pero, al menos, sí existen unos cuantos senderos que ya han sido antes transitados con cierto éxito. Uno de ellos es el de la lectura compartida en familia. Y en él, uno de nuestros últimos hallazgos especialmente recomendados para niños y niñas con dificultades de comprensión lectora es Niña gato agua pato, de Ellen Duthie y Daniela Martagon, publicado por Wonder Ponder.

Este título junto con Niño huevo perro hueso forma parte de la mini colección para primeros lectores de esta editorial. Ambos nos han encantado por varios motivos:

  • El primero, el más importante, porque son libros que parecen sencillos pero tienen detrás un trabajo brutal. Son libros divertidos, que a los niños y niñas les enganchan con su musicalidad, sus ilustraciones, su propuesta lúdica y su cancioncilla preguntona permitiéndonos acompañarles en un camino lector preguntón muy necesario.
  • Porque es la herramienta perfecta para que nos lancemos a preguntar y conversar permitiéndonos hacerlo a diferentes niveles en función de las capacidades de los niños.
  • El formato manejable y práctico.
  • ¿He dicho ya que es muy divertido?
Niña Gato Agua Pato

Las cosas no siempre son lo que parecen

Aquí nos tienes leyéndolo a dúo (disculpad mi voz de pito de esa tarde otoñal, os aseguro que ella la compensa con creces con su voz cantarina)

https://www.ivoox.com/nina-gato-agua-pato-audios-mp3_rf_57174754_1.html

La línea de filosofía visual de Wonder Ponder con títulos como Yo, persona, Mundo cruel, Lo que tú quieras o Pellízcame ha sido una de las escasísimas novedades «reales» en un panorama editorial infantil sobresaturado de novedades que se solapan sin recoger en más de la mitad de los casos esa supuesta novedad y todavía menos calidad. Sus propuestas hacen llegar de una forma diferente y divertida la reflexión a través de trajetas con propuestas inquietantes que nos hacen pensar en lo que podría o no podría suceder. ¿Dónde están los límites? ¿Quién decide qué? ¿Por qué actuamos como lo hacemos? ¿Somos conscientes de las consecuencias de nuestros actos?

Los dos títulos de Wonder Ponder Mini son la antesala de esa otra línea editorial y nos abren las puertas para luego llegar a preguntas cada vez más complejas. Mediante un juego sencillo, rítmico y dinámico vemos cómo los distintos protagonistas del libro van intercambiando posiciones y actitudes entre risas y chapoteos.

Leemos/cantamos el libro una y otra vez. Repasamos las imágenes. ¿Dónde está ahora la niña? ¿Puede el gato también bañar a la niña? ¿sí? ¿no? ¿Qué puede pensar el pato cuando se queda fuera del agua? ¿Le gustará? ¿Por qué? ¿A ti te gustaría que te bañase un pato? Son sólo algunas de las preguntas que podemos hacernos y/o hacerle a nuestros pequeños acompañantes.

Este divertido libro tiene, además, otra particularidad que nos ha sido muy útil en casa. Y es que no me canso de decir que no podemos fiarnos de las edades recomendadas en las lecturas, sino que debemos saber cuáles son las habilidades e intereses de nuestros lectores para poder mediar y acompañarles bien. Cuando hablamos de niñ@s en situación de discapacidad intelectual, como S. debemos ser capaces de abrir un poco los ojos y descubrir títulos como éste que le ha encantado.

Niña Gato Agua Pato

Marramiuauuu

Otro apunte, S. no tiene autismo, pero sí comparte con este espectro muchas particularidades como las dificultades para ponerse en el lugar de los otros y ver las situaciones desde su punto de vista. Lo que en psicología, filosofía y otras ciencias de conocimiento se llama Teoría de la mente. Algo que a mí me parece taaaaan sencillo, pero que para ella y cientos de miles de personas en el mundo es casi ciencia ficción. Bueno, pues este libro y otros de las líneas de Wonder Ponder son fantásticos motores en este proceso de adquisición de las capacidades de elaborar nuestras propias conjeturas sobre lo que va a suceder a continuación o advertir un peligro o una situación beneficiosa.

Observando las diferentes posiciones y papeles que juegan los protagonistas de esta historia sin historia podemos lanzar preguntas sencillas que nos acompañen en una reflexión más profunda. En conclusión, que puedo conseguir que mi hija sin que huya despavorida ante una pesada madre loca a la que no entiende haga una inferencia o deduzca por qué están tan mojados como contentos los protagonistas de esta historia.

Y, si no consigo nada de lo anterior, al menos habremos disfrutado de un maravilloso tiempo de lectura compartida.

Share on facebook
Facebook

Artículos relacionados

Mortiña, pantasma
LIBROS EXTRAORDINARIOS

Historias monstruosas para habitar nuestros miedos

Historias oscuras y luminosas. Cuentos de brujas, esqueletos, relatos tradicionales y otros que nos llevan de la mano por tradiciones que hemos olvidado. Libros para Halloween, Samaín o para cualquier día. Libros para habitar nuestros miedos… o no. Libros para disfrutar con o sin risas, en la oscuridad o quizás bajo el abrigo de un sol luminoso.

Leer Más >>
Miña guía, meu capitán
CAPACIDADES EXTRAORDINARIAS

De capitanes, caminos, lazarillas y aventuras camino al cole

Podría decir que éste es un libro inclusivo pero, para poder afirmar tal cuestión, tendría que ser capaz de demostrar antes que existen libros que excluyen… Prefiero decir que es un álbum ilustrado maravilloso que nos recuerda que en el día a día siempre debe haber un espacio para otras miradas antes de asegurarnos de quién lleva a quien camino al cole.

Leer Más >>
Portada de Y entonces nos perdimos
LIBROS EXTRAORDINARIOS

Y entonces nos perdimos: una novela gráfica de encuentros

Hay libros que son como algunos ríos, que llegan y se van. Se esconden durante un ratito para después reaparecer con más fuerza. Hay libros que, como el río de esta historia, discurre cargado de farolillos luminosos que nadie sabe a dónde van a parar. Hay libros que necesitan ser disfrutados en la calma de un espacio propio, quizás bajo una manta o un cálido edredón. La luz ya la ponen ellos.

Leer Más >>
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;