por qué es importante que se manchen los niños

16 junio, 2016

Niño, mánchate por favor

Sonia Hermida

Mancharse es divertido, asevera con firmeza el peque del revés cada vez que tiene ocasión. Y, para variar, acierta al 100% en sus afirmaciones este peque. Porque mancharse es divertido, es educativo es NECESARIO, mal que nos pese muchas veces a las madres y padres. Sí, llévate las manos a la cabeza las veces que quieras, pero déjale que se llene de barro hasta las trancas.

Con sol o con lluvia, en verano o en invierno, escalando por una montaña para atrapar a un dragón o bajando a las profundidades del océano para descubrir una gruta secreta. Volando o despegando, aprendiendo a hacer las mejores montañas de barro o simplemente sintiendo el contacto de la pintura entre tus dedos, sea como sea, niño, mánchate por favor. ES TU TRABAJO, sí, sí, porque tu trabajo es jugar sin ningún tipo de condicionante (más allá de los impuestos por la seguridad y los límites horarios que no tenemos más remedio que marcarnos). Se chove, que chova, si te empapas, pues te pones un chubasquero con 2.000 de permeabilidad, unas botas, un peto y a chapotear. Si hace sol y calor, te colocamos un gorro, ropa fresquita que te proteja y crema solar en proporciones desorbitadas y a chapotear también.

Tienes una misión: aprender, jugar y disfrutar a tope en cualquier circunstancia y diría que más que a pesar de ellas, incluso, utilizándolas a tu favor. Si el tobogán está mojado, pues resbalará mejor que nunca, si la arena se mete por cualquier pequeño agujero de la ropa, pues así nos hace cosquillas…

Sé que tú no vas a leer esto, lo harán tu madre y/o tu padre, así que voy a intentar convencerles de que NECESITAS MANCHARTE, estar en contacto con la tierra, el agua, la arena, el barro. Y ahora que en el norte el verano no se decide a llegar y volvemos a encontrarnos charcos de barro en cualquier esquina no viene nada mal recordar que: «no hay mal tiempo, sino ropa mal preparada». Por si aún no te has enterado, media humanidad vive en climas fríos y húmedos y muchas de esas familias hace ya décadas que decidieron abrigarse, plastificarse y no permanecer confinados en casa. Y, sobre todo, no castigar a sus hijos a un encierro que ninguno de ellos desea ni llevarles fin de semana sí y otro también a un centro comercial como única opción existente sobre la faz de la tierra cada vez que caen chuzos de punta.

los niños deben mojarse y tocar todo tipo de texturas

Así que ya sabes. que salte, escale los árboles y se deje caer en el primer lodazal como si no hubiera un mañana y el mismísimo señor Don Limpio fueseel encargado de vuestra colada. Pero, como ya sé que te va a costar algo de trabajo voy a acabar de convencerte con algunos argumentos.

Beneficios del juego sensorial sin restricciones:

-La naturaleza es la mejor aula. Nos permite conocer y reconocer en su estado primigenio las formas, los colores, las texturas de las que se compone el mundo. De hecho, en base al resultado de una investigación sobre la forma de comer de los bebés los científicos recomiendan a los padres «fomentar la exploración del bebé en cualquiera de sus entornos conocidos».

El contacto sensorial estimula el desarrollo cognitivo en los primeros años de vida. Es, además, una fuente de información y goce casi inagotable.

-Lo mejor de todo, normalmente a los peques les encanta!! No hay un placer mayor que jugar bajo la lluvia. Y, si no es así, si necesitan ese contacto para superar alguna fobia este «trabajo» se convierte en doblemente importante.

Visto lo visto… ¿Cuáles son los contras?

*La suciedad. El contacto con los elementos naturales, con la tierra, el agua, etc es imprescindible para el proceso de inmunización de los niños. El contacto con los gérmenes existentes en esos medios les ayuda a fortalecer su sistema inmunológico.

*La ropa frente a la lluvia. Como decíamos, no hay mal tiempo, sino ropa inadecuada. Si llueve hazte con un peto o un mono, un chubasquero y botas de goma. Supervisa siempre que su permeabilidad debe ser de al menos 2.000 mm. Las piezas no deben estar cosidas con hilo, sino unidas con calor para evitar que el agua se filtre por el medio. Si tienen cierres de cremallera, supervisa que estén tapadas para evitar que se cuele también por ahí el agua.

los niños deben jugar bajo la lluvia

Los peques del revés equipados con su ropa de agua

*La ropa sucia. Si se trata de lavar intenta que no salga nunca a jugar con «esa» ropa tan ideal que quieres que le dure mucho tiempo. Tira de fondo de armario y que se manche a gusto. No te puedo recomendar ningún quitamanchas porque seguimos en la búsqueda del perfecto sin haber conseguido encontrarlo.

Piénsalo en serio, ¿qué prefieres perder? ¿un par de prendas de ropa o la sonrisa de tus hijos y una infancia plagada de experiencias únicas?

*La ropa frente al frío. Tu solución está en los forros polares y térmicos. De hecho ya existen diversos modelos de chubasquero forrados para que vayan calentitos y secos.

*Jugar con calor. El sentido común te dictará las normas. Evitar las horas centrales del día para no achicharrarse con la exposición solar, mucha hidratación, gorros protectores, crema solar y ropa de lino u otros materiales muy ligeros (evita las telas sintéticas a toda costa). Recuerda que siempre es mucho mejor que jueguen con una camiseta que desnudos bajo el sol.

Poco me queda que añadir, sólo que no quiero volver a oírte decir la famosa frase en todas y cada una de sus versiones:

¡No toques eso que te manchaaas, que te estás poniendo perdido!!, ¡pero mira cómo vas!, ¡no metas las manos en la tierra!

Cuando se te pasen por la cabeza piensa un segundo antes de abrir la boca.

Share on facebook
Facebook

Artículos relacionados

parques sin niños
CAPACIDADES EXTRAORDINARIAS

Cuando el fútbol es más importante que la infancia

Sé que habrá quien me acuse de demagoga, pero voy a correr ese riesgo porque creo que es necesario un debate profundo y urgente del papel de la infancia en esta situación de pandemia. La infancia, las personas dependientes y los ancianos, de nuevo relegados mientras se buscan soluciones urgentes para otros sectores. ¿Qué me estoy perdiendo?

Leer Más >>
La peque del revés cumple 10
CAPACIDADES EXTRAORDINARIAS

La magia de cumplir diez años

Los niños y niñas tienen la mala costumbre de crecer, y las madres y los padres, la manía horrenda de ponernos un poco intensos cuando eso sucede. Tanto es así que empezamos a echar de menos a los niños que todavía son y a preocuparnos por los adultos que serán y en esa transición, nos olvidamos de celebrar la magia que está por llegar. Menos mal que ellos mismos se encargan de recordárnoslo.

Leer Más >>
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;