Padre del revés dando el biberón

16 marzo, 2017

Por un mundo lleno de padres reales

Sonia Hermida

Destruyamos los mitos antes de que acaben de construírse. Vamos a hablar de padres reales, con sus más y sus menos, con su corresponsabilidad, su amor, su esfuerzo, sus noches sin dormir, sus debilidades, sus ojeras, su cansancio, sus cosquillas y su manera única de estar en el mundo. Permitámosles ser humanos para poder ser el padre que todo/a hijo/a necesita.

Esta semana leia a Marujismo y me traía a la memoria mi post de hace un año sobre la figura del buen padre o el padrazo y por qué no necesitan ser admirados. Nos rodea, no podemos evitar el tema, en los carteles que nos cruzamos por la calle, en los medios de comuicación, en los blogs, en las redes sociales. Cada año al acercarse el 19 de marzo nos toca una ración de «buenpadrismo«. Reflexiones sobre la figura paternal, propuestas de regalos por un tubo, manualidades de los peques en el cole… Y mientras tanto, en un mundo paralelo, en la casa del revés, queremos un mundo lleno de padres, «a secas», sin sufijos ni adjetivos que los desvirtúen. Padres reales que respondan a lo que cada familia decide y necesita para mantener el equilibrio en su hogar.

En la casa del revés no celebramos el día del padre (ni ningún día de). Y, en realidad, tenemos mucho que celebrar, pero mucho mucho. Poder vivir en un hogar en el que el trabajo, las responsabilidades, el amor, los golpes, las lágrimas, los baños, las lavadoras, las fregonas, los abrazos, los paseos, las noches sin dormir se reparten a partes iguales es un motivo para ser feliz. Debería ser lo habitual, lo sé, pero hasta que lo sea, hasta que lo consigamos, creo que hay motivos para celebrar y enorgullecerse.

Papá del revés columpiando

Fotografía de Fran Ares. Papá del revés columpiando

Y vuelvo al principio del post, no se trata de escribir una oda al padrazo, a ese gran héroe que destaca entre la muchedumbre de mediocridad y sexismo. Porque con eso lo único que hacemos es colocarles en un pedestal inaccesible, y, de una u otra manera convertirle en el nuevo «príncipe azul», esa figura de cuento, soñada, anhelada y absolutamente idealizada que, al final, no conseguiremos alcanzar nunca.

Como explicaba Iria de Cal en su post «mi compañero, su padre«, los padres ideales, los padrazos, los nuevos padres príncipes azules no existen, por el mismo motivo que no existen los amores de cuento. Porque no son reales. Porque esos seres no se echan pedos, no tienen ganas de escapar de la locura diaria de un hogar con niños para irse de fiesta con sus amigos ni de irse dos horas a hacer deporte. Porque si seguimos construyendo en el imaginario popular una nueva figura mitológica no estaremos ayudando a la normalización de esos padres que ya existen por millares en nuestro día a día ni animaremos a los que empiezan a cambiar su manera de ver la paternidad. Porque ningún hombre con dos dedos de frente intentará ser ese padre-príncipe azul-unicornio porque se sentirá demasiado pequeñito, demasiado humano como para alcanzar el mito.

Papá del revés con bebé del revés

Foto de Fran Ares

Esos padres que dan biberones, ponen lavadoras, juegan en el parque, se levantan a media noche para darle un vaso de agua al niño, van a la compra, saben qué medicinas toman sus hijos y quieren estar al 100% implicados en todo lo que tenga que ver con las decisiones del día a día. Existen, por supuesto. Son esos mismos padres que se escapan a tomar unas cañas un viernes, los que tendrían ganas de recuperar alguna parcela de su vida «antes de» o se quedan dormidos por las esquinas porque no han descansado ni ocho horas seguidas en un año.

Me llamó poderosamente la atención en un reportaje sobre conciliación que ví hace unas semanas que la responsable de una escuela infantil confesara que casi nunca llamaban a los padres cuando los peques se ponían enfermos porque su respuesta siempre solía ser: «llama mejor a la madre que yo no sé». Piénsalo un momento. ¿Realmente quieres depender de lo que te diga tu pareja para saber cómo actuar si tu hijo/a se pone enfermo/a? ¿De verdad? ¿Tan poco te importa? Y no, no es demagogia, es supervivencia.

Papá porteando

Foto de Fran Ares

Mucho que celebrar

Volviendo a aquellas familias (cada vez más, por cierto) que tienen mucho que celebrar… Quedaría precioso decir aquello de que el día del padre es todos los días del año, pero la verdad  es que en el día a día no encontramos siempre un momento para celebrar el amor, el cariño, para recordarnos que apreciamos la dedicación o el esfuerzo del otro. ¡¡No hay tiempo, no nos llegan a más las 24 horas del día!

Podemos buscar una alternativa y ser «del revés», buscar excusas para celebrar suele dárseme bastante bien. ¿Acaso no se te ocurre ninguna? Que hoy habéis cenado todos juntos por primera vez en un mes, que se acerca la primavera o que simplemente hoy has conectado por primera vez con tus hijos en toda la semana. Porque no habías tenido tiempo de pararte a mirarle a los ojos en 48 horas. Estás a tiempo, pero no te despistes, porque el tiempo pasa volando así que celebrad el amor, el respeto, el trabajo diario, la energía perdida y hasta las horas de sueño que no volverán. Celebrad la vida exprimida y la que nos queda por apretar.

 

Share on facebook
Facebook

Artículos relacionados

parques sin niños
CAPACIDADES EXTRAORDINARIAS

Cuando el fútbol es más importante que la infancia

Sé que habrá quien me acuse de demagoga, pero voy a correr ese riesgo porque creo que es necesario un debate profundo y urgente del papel de la infancia en esta situación de pandemia. La infancia, las personas dependientes y los ancianos, de nuevo relegados mientras se buscan soluciones urgentes para otros sectores. ¿Qué me estoy perdiendo?

Leer Más >>
La peque del revés cumple 10
CAPACIDADES EXTRAORDINARIAS

La magia de cumplir diez años

Los niños y niñas tienen la mala costumbre de crecer, y las madres y los padres, la manía horrenda de ponernos un poco intensos cuando eso sucede. Tanto es así que empezamos a echar de menos a los niños que todavía son y a preocuparnos por los adultos que serán y en esa transición, nos olvidamos de celebrar la magia que está por llegar. Menos mal que ellos mismos se encargan de recordárnoslo.

Leer Más >>
Tupper Toys elegir juguetes
FAMILIA

Aprendiendo a elegir juguetes

Nueve familias de bloggers de Galicia y un objetivo, descubrir juegos y juguetes y aprender mucho sobre estimulación infantil y cómo elaborar mejor nuestra carta a los Reyes Magos y Papá Noel. El segundo evento de BlogGal, en el que invitamos a otras bloggers de familia gallegas fue una propuesta centrada en un tupper toys y mucho juego.

Leer Más >>
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;