Pintada bailemos

16 enero, 2017

Receta contra el blue monday

Sonia Hermida

¿Sabes por qué se considera que hoy es el día más triste del año? Te lo explico y te doy el antídoto. Te aseguro que tiene casi casi la misma base científica que la fórmula que ha marcado este lunes como un "blue day". Porque considero que cualquier día es bueno para ser feliz, que tenemos la obligación y la responsabilidad de tratar de ser felices todos y cada uno de los días de nuestras vidas.

Es más que posible que a estas horas ya hayas leído unas cuantas frases sobre lo deprimente de este día. Sí, sí, hoy, 16 de enero, resulta que toca el cacareado «Blue Monday» del que ya habrás oído hablar. El día más triste del año según una serie de estudios que me propongo desmontar en cinco minutos. Que por qué es el día más triste justamente el de hoy? Vayamos por partes:

La fórmula 1/8C+(D-d) 3/8xTI MxNA fue hallada por el psicólogo de la Universidad de Cardiff Cliff Arnall.

La C es el factor climático.

La D representa las deudas adquiridas durante las Navidades; el pago de las tarjetas de crédito a final de mes se acerca de forma inexorable.

La d minúscula se refiere al dinero que se cobra en enero.

La T es el tiempo trascurrido desde la Navidad.

La I representa el período desde el último intento fallido de dejar algún mal hábito: Los buenos propósitos de comienzo de año empiezan a ser arrinconados por muchos: dejar de fumar, ir al gimansio, adelgazar.

Pero también las motivaciones cuentan y el profesor Arnalls las incluye en su fórmula con la letra M.

La NA, al final, es la necesidad de actuar para cambiar la vida.

Lo que te hace feliz Omundoaoreves

Explicado esto, ahora viene la mejor parte de la cuestión y es que esta fórmula NO TIENE BASE CIENTÍFICA. Es decir, que no se ha constatado con ningún tipo de estudio constrastado. Vamos, que no tiene mayor reconocimiento que el que le queramos aportar con nuestros retwets, compartidos en facebook, o megustas en Instagram. Así de simple.

El secreto del éxito de esta fórmula es que se ha popularizado en redes sociales. Así que hoy me he propuesto preparar el antídoto y compartirlo contigo para que el mensaje se extienda. Porque tú y yo sabemos perfectamente que el día de hoy no tiene por qué ser mejor ni peor que el de ayer o que el miércoles de la semana que viene. Porque tú y yo sabemos que cualquier día es bueno para ser feliz y que todos nos merecemos ser felices todos los días de nuestra vida. Porque ya te lo contaba el otro día, me niego a dejar pasar ni un solo día de mi vida sin tratar de ser feliz en cada una de sus horas.

Así que ahí va mi contrafórmula 100A x I+m/10M+1000C

La A, por supuesto, no podía ser de otra cosa. de AMOR incondicional, por los tuyos, por la vida, por el calor del sol y por las gotas de lluvia sobre tu piel. AMOR que nos sale por los poros a las mamás del revés hagamos lo que hagamos, incluso cuando se nos escapan algunos gritos descontrolados. AMOR multiplicado por 100 para superar un lunes lluvioso y frío, es siempre nuestro mejor antídoto.

La I es de IMAGINACIÓN porque es nuestra mejor arma en el día a día siempre. Lo único que nos salva cuando se nos han acabado todos los recursos y ya no sabemos qué hacer en una tarde lluviosa para recuperar la sonrisa de nuestros peques. Esa IMAGINACIÓN y creatividad que nos regalan mil formas diferentes de ver el mundo y que muchas veces nos regalan nuestros peques con su mirada única, esa que está siempre blindada, ésa capaz de ver magia en cualquier rincón simplemente porque la buscan.

La m es de MOVIMIENTO porque lo cierto es que «ponerse en marcha» es la mejor manera de olvidarse de la tristeza. Si tienes un día apagado, un día plof, de esos en los que la desidia puede contigo, si todo te parece mal y te afecta te invito a que salgas a correr, a dar un paseo en bici o a nadar. Si a los peques no les parece buen plan, simplemente poneos los chubasqueros y salid a saltar en los charcos un buen rato. No hay mejor medicina contra la tristeza que las salpicaduras de un buen charco.

La M, así con mayúsculas es la de MÚSICA porque es el bálsamo que lo cura todo. Busca tu banda sonora para ese día triste, sea el que sea, selecciona unas cuantas canciones que te hagan sentir bien, de esas que te recuerdan que tienes curvas que quieres menear hasta el amanecer, de esas que escuchabas cuando salías hasta el amanecer a.d.l.n. (antes.de.los. niños), de esas que formaron parte de los mejores veranos de tu vida. Busca canciones que te recuerden a una tarde de sol en el Mediterráneo o que simplemente te inviten a desencajar tu cadera y olvídate de recrearte en tu tristeza con temas de Van Morrison o Leornard Cohen. No, esos temazos no son para estos días.

La C es de CAPRICHO. Porque hoy es un día para darte un CAPRICHO con todas sus letras bien en mayúsculas. Pero no hablo de gastar cantidades ingentes de dinero, no me malinterpretes (recordemos que estamos a mitad del mes en que arrastramos aún las consecuencias de los excesos navideños y seguramente ya te habrás gastado una pasta en las rebajas). Así que, vamos a darnos caprichos accesibles. Recupera esa prenda de ropa que te hace sentir bien, tómate una caña con los amigos, date un paseo por la playa, cómete un pastel o quédate mirando la puesta de sol. Dale un buen empujón a tu producción de endorfinas!!!

Y si nada de esto funciona, recuerda siempre la fórmula de Holly Golightly, la protagonista de «Breakfast at Tiffany’s», la maravillosa Audrey Hepburn en «Desayuno con diamantes» que combatía sus días Rojos en los que «Te pones triste eso es todo. Los días rojos son horribles. De repente, uno tiene miedo y no sabe por qué». Coge un café y un bollo y desayuna mirando aquello que más te ilusione en esta vida. No tiene por qué ser una joyería, por supuesto, pueden ser tus hijos 😉

Share on facebook
Facebook

Artículos relacionados

Autocuidado
MAMÁ TAMBIÉN SE CUIDA

Nos la han colado con el autocuidado

Si es que así no puede ser… Tienes que cuidarte… Piensa que es maravilloso para ti y para tus hijos… Venga, ve a tomar un café… Y tú piensas: Si voy a tomar ese café, a la vuelta, la lavadora seguirá sin ponerse, tendré una montaña de trabajo más que atender, los niños no se lavarán los dientes y tendré que recoger el desastre en que se habrá convertido la casa. Pero aún así vas, lo haces, porque tienes que cuidarte, ¿verdad? Porque eso es cuidarse, ¿no?

Leer Más >>
La perfecta imperfección de la maternidad
MAMÁ TAMBIÉN SE CUIDA

El autoengaño de la imperfecta perfección maternal

¡Ale hop! Por el Día de la Madre te traigo mi propio y particular regalo. No te va a costar abrirlo porque es tan de verdad que se transparenta a través de un envoltorio inexistente. A mí me ha costado 22 arrugas, 2.000 canas y un salto al vacío en tirabuzón sin red de seguridad descubrirlo. Así que te lo regalo para que consigas el equilibrio antes de que acabes al borde de la mentira por el autoengaño de la perfección imperfecta de la maternidad.

Leer Más >>
Confieso que he parido
MAMÁ TAMBIÉN SE CUIDA

Confieso que he parido

Sí, confieso que he parido. Hace hoy exactamente 9 años traía al mundo a un ser humano por primera vez en mi vida. Conseguía, a mi manera, hacer del mundo un lugar mejor. Hoy, nueve años más tarde me cuento a mi misma, embarazada hasta las trancas, qué es lo que se me viene encima.

Leer Más >>
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;